Protocolo de Pamelas y Tocados
20 agosto, 2018
Historia de la Pamela
21 agosto, 2018
Mostrar todo

Historia del Tocado

¿Cuántas veces nos hemos preguntado de donde vienen los tocados y por qué se llaman así? En este blog queremos resolver fugazmente esta duda.

Significado del Tocado

El tocado se define tanto como la prenda con que se cubre la cabeza, como al peinado y ornamentos de la cabeza con el que la mujer adorna y embellece su cabeza.

La historia de los tocados es larga, desde el principio de los tiempos las mujeres han decorado sus cabellos con cunetas de colores, piedras preciosas,  telas o plumas.

Ya en el Antiguo Egipto eran utilizados por distintas clases sociales, estos eran utilizados para diferenciar el sexo y la clase social, teniendo así diferentes tipos de tocados: sombreros, diademas para la nobleza o coronas para los faraones.

Estos continúan apareciendo entre los griegos y romanos, para decorar los recogidos de las mujeres, aunque en estas épocas se reducían a peinecillos ornamentales, o coronas forjadas en metales y perlas o piedras semipreciosas, además de velos y cintas para decorar los peinados.

Más adelante los tocados se extienden a un uso más diario, sobre todo en la corte real, convirtiéndose en un símbolo moral de pudor para cubrir los cabellos en la Edad Media, pudiendo diferenciar dos tipos: la venda y el hennin.

La Venda, era un tejido con el que las mujeres cubrían sus cabellos, esta rodeaba la barbilla y terminaba en una banda enrollada a la cabeza a modo de corona. Estas bandas muchas veces se decoraban con cintas o con perlas, según el estatus social de cada casa.

El Hennin era un tocado femenino en forma de cono o campana usado en la edad media  por las mujeres de la nobleza antigua. Eran más usados en Francia,  aunque también los usaban en otros lugares, especialmente en la corte inglesa y el norte de Europa. Contra restando lo que se pueda pensar donde eran poco utilizados, es en Italia la cuna de la moda, donde se utilizaban más los sombreros y la pedrería.

Asimismo, estaban presentes en el Renacimiento, el Barroco y el Rococó, donde el tocado alcanzó el máximo nivel de extravagancia acompañando a las grandes pelucas que se convertían en símbolo del nivel social de cada familia. Así pues aparecen las redecillas con pedrería y perlas, y los casquetes de terciopelo con pedrería.

Gracias a la fuerte influencia francesa en el Barroco se impone en Europa el uso de grandes pelucas tanto para hombres como para mujeres. Las mujeres eligen voluminosos recogidos donde los tocados crecen en altura y complejidad. Los materiales nuevos que se introducen son los encajes, los collares de perlas y las plumas.

Durante el siglo XVII, el sombrero era un símbolo de saber estar, estaba estrechamente vinculado a la moral religiosa.

Durante el siglo XX, el tocado pasó por varias etapas una vez se acaba con la opulencia del siglo XIX debido a la 1ª Guerra Civil, la cual creó la necesidad de una moda austera.

Desde los años 20 en adelante los tocados, toman un giro en el diseño y los encontramos hechos con plumas, lentejuelas y broches Art Decó. A quien no le vienen a la mente esas imágenes que hemos visto miles de veces en las películas de charlestón con este tipo de tocados joya.

Los canotiers y sombreros de Channel, son indiscutible emblema de los años 30., al igual que las famosas imágenes de Jacqueline Kennedy con sus famosos gorritos y bomboneras, que tanto han sido imitados en bodas de hoy en día.

Actualmente, se ha convertido en un complemento indispensable en eventos, ya que otorgan personalidad al look, lo complementan y realzan. Lo único que tenemos que tener en cuenta a la hora de usarlos es una regla muy sencilla. El tamaño del mismo ha de reducirse en función de la hora del evento. Pudiendo ser más grandes por la mañana y más pequeños y sencillos por la tarde.